Nos transformamos para

Hablar diferente
Hablar diferente

Hola…tenemos
que hablar

Esto es un mensaje para todo el mundo.

Quiero hablar de lo que significa hablar. Más concretamente, de lo que significa hablar con servicio al cliente.

Sí, lo sé. Hay conversaciones que nadie quiere tener… pero hay que tenerlas.

Hablar se volvió una pesadilla, y no debería ser así.

La voz es un tesoro.    

No hay nada más lindo que hablar con un ser querido, o que te llamen con buenas noticias que estabas esperando… o tener una conversación que te resuelva tus problemas de manera rápida y amable.

Dicen que a veces pasa (si tienes suerte).

No sé cuándo sucedió, pero en algún momento nos desviamos del camino. Intentábamos hablar con alguien y empezamos a encontrar mensajes pregrabados y menús interminables.

Nos hicieron pensar que era una buena idea. ¡Que sería fácil!

Nos hicieron creer que “por favor vuelva al menú y oprima 2” iba a resolver el problema.

Los silencios y una música que nadie quiere escuchar se convirtieron en el día a día del “servicio al cliente”. 

Lo que debería ser servicio al cliente, al menos. 

Nos fallaron.

Nos vendieron una solución de voz que nada resuelve hablando. 

Nos dijeron que era inteligente, cuando lo más inteligente que jamás dijo fue: “gracias por llamar”. 

Cometieron el error de tratar a las personas como robots, y a los robots como personas.

 Y eso se volvió algo esperado, lo “normal”. 

Hablar ya no sirve para resolver tareas - es una tarea más que cumplir.

Y es una tarea que, además, se roba el poco tiempo de vida que tenemos para disfrutar en cualquier otra cosa que no sea servicio al cliente.

Ahora, cuando hablamos, hablamos con frustración. 

Y no te voy a mentir… hay muchos como nosotros allá afuera. 

No estamos solos en esto. 

De hecho, pasa todos los días. Ya a nadie le gusta llamar porque, al final, lo único que hacen es hacernos perder el tiempo.

Grandes compañías que dicen centrarse en el cliente –pensemos en aerolíneas, bancos, empresas de telecomunicaciones– en realidad terminan girando en torno a grabaciones. 

¿No crees?

Y así es como se originaron todos los malos hábitos en “servicio al cliente” que hoy definen a la industria.

Nuestra forma de hablar cambió, y ni siquiera nos pidieron nuestra opinión.

Y a pesar de todo esto, la voz es una maravilla. 

No hay experiencia de usuario más intuitiva que la voz porque aprendemos a usarla solos.

Es simple. 

Es confiable.
 
Es efectiva. 

No hay manuales de instrucción, ni procesos complejos. Lo único que necesitas para tener una conversación efectiva son dos voces y cierto intelecto. 

La magia todavía existe. 

Sólo se ha ensuciado un poco su luz, enterrada bajo un desorden de malos hábitos y negligencia. De algunas compañías, de algunas personas, de algunos sistemas... Sobre todo, de grabaciones que no permiten un contacto más humano.

Ahora la tecnología también tiene voz y puede hacer mil cosas por nosotros; desde apagar las luces y abrir puertas hasta pagar nuestra tarjeta de crédito.

Hoy sabemos que sí podemos tener conversaciones efectivas y agradables, y queremos que sepas que vale la pena intentarlo.

Sus errores nos mostraron el camino para crear el futuro que tú y todos nosotros merecemos.

Tu voz merece ser atendida, valorada, escuchada.

Nuestra voz merece una nueva oportunidad. 

Una mejora sustancial. 

Una forma inteligente de hablar, así como hablamos hoy.

En Vozy reinventamos la voz para que la tecnología sirva al ser humano y no al revés


Hoy queremos decirte que hablar diferente sí es posible. 

Y ese es nuestro mensaje de amor.




Humberto Pertuz   
     y Alejandro López 
Co-CEOs de Vozy    

Contáctanos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.