En Colombia se establecio un protocolo general de bioseguridad para que sea adoptado por las empresas a fin de proteger a sus trabajadores durante esta contingencia. Este protocolo está orientado a minimizar los factores que pueden generar la transmisión del COVID-19 y son de obligatorio cumplimiento.

 

Para volver a la “nueva normalidad” las empresas deben empezar a adaptar sus actividades, con estrategias que las ayuden a garantizar el distanciamiento social y procesos de higiene. Esto no solo como cumplimiento de la ley, sino como responsabilidad social con sus colaboradores, porque es deber de todos ayudar a mitigar la contingencia en esta nueva etapa productiva que comienza.

 

Protocolos de Bioseguridad

protocolos de bioseguridad

 

Todos entendemos que las empresas están urgidas por volver a sus actividades regulares, pero no se trata de hacerlo de manera irresponsable solo por cumplir y empezar a producir.

Por ejemplo, actualmente una comercializadora de energía de la región, en su afán de seguir con las labores salto todos los protocolos de bioseguridad incluyendo el distanciamiento social. Su razón fue que para ellos era primordial continuar con todas las operaciones para no afectar la obra (como dije anteriormente, se entiende que las empresas regresen a sus actividades pero deben hacerlo con responsabilidad en la situación).Como consecuencia ahora es declarado uno de los epicentros de contagios y sus empleados siguen trabajando sin las condiciones mínimas de seguridad. 

 

Casos como el anterior se pueden repetir en tiempo record poniendo en riesgo tanto la salud de los empleados como el de la sociedad. Y es que cuando son grandes corporaciones, uno de sus retos es que no saben cómo cubrir la gran cantidad de personal para cumplir el protocolo. Lo que muchos no saben es que la tecnología especialmente la Inteligencia Artificial (AI) los puede ayudar. 

 

En Vozy estamos comprometidos ayudar a las empresas a volver a sus actividades y apoyarlos desde diferentes ámbitos para recobrar la productividad. Creeamos una asistente virtual conversacional impulsada por A.I para programas de prevención de COVID-19 para colaboradores. Lili nuestra la asistente virtual, se utiliza como herramienta de monitoreo de gestión y riesgo interno. Ella hace un chequeo semanal a través de llamadas a todos los empleados con un diálogo basado en un protocolo con el estándar de la organización mundial de la salud (OMS). 

Es decir, Lili puede hacer un barrido muy amplio sólo con la llamada y puede mapear el estado de salud de miles de empleados por día, a diferencia de como lo hacen hoy algunas empresas a través de mensajes de email donde cada empleado tiene que llenar una encuesta. Con esta solución, las empresas pueden implementar todos los protocolos de bioseguridad en un gran número de empleados, y como consecuencia pueden tener espacios de trabajo más seguros y cuidan la salud de sus empleados. 

 

Vozy para gestión de cobranza