Bancos y entidades financieras avanzan con inteligencia artificial (AI) para un mejor proceso de cobranza durante la COVID-19.

 

En Latinoamérica, las cifras de contagios de COVID-19 continúan aumentando: Al 30 de mayo, la región ya superó el millón de personas contagiadas y se han registrado más de 43,000 muertes. Las startups y grandes organizaciones también se están viendo afectadas: operaciones detenidas, bajo flujo de ventas e incapacidad financiera son solo algunas de las preocupaciones por las que pasan muchas empresas actualmente.

 

(Leer el contexto: Los 6 retos del sistema financiero post COVID-19)

 

En tiempos difíciles como los que trae la pandemia para los negocios, lo primero que toda empresa debe cuidar es el flujo de efectivo, las ventas y la cobranza. Aunque se debe estudiar bien la condición de los clientes y las reglas del negocio, la digitalización ayuda a los servicios financieros a responder a las crecientes expectativas de sus clientes. «Para las entidades financieras la gestión de la recuperación de cartera especialmente en esta época es uno de los procesos más lentos, lo que se traduce en una gran inversión de tiempo de la persona encargada y poca productividad en sus otras labores” dice Ricardo Marín, Chief Technology Officer de Vozy. 

 

Como cliente financiero, Marín se basa en sus propias experiencias para identificar donde la Inteligencia Artificial hace más sentido y desde Vozy, poder ayudar a entidades financieras para que puedan atravesar esta situación con éxito y brindar una excelente experiencia al cliente basada en relación de confianza.

 

Lili para Cobranza

 

Una solución más humana 

Con Lili nuestra Bot conversacional, creamos una solución de cobranza que emplea técnicas efectivas de cobranza y favorece la liquidez de la empresa mientras se mantiene una excelente contacto con los clientes. Esta solución ya la está utilizando diferentes entidades financieras para tener un mejor contacto con los clientes, que han visto el beneficio de implementar tecnología en esta clase de procesos.

Desde Vozy «creemos que en tiempos de crisis la gestión de las empresas debe ser basada desde el compromiso social» menciona Marín. Este caso de uso que hemos desarrollado para ayudar a las empresas es un método automatizado de cobranza, pero no estamos hablando de cualquier máquina que solo habla. Lili para el caso de cobranza, se centra en escuchar a las personas y de acuerdo a la conversación puede ofecer alternativas de negociación que permiten acuerdos satisfactorios de pago de las deudas de los usuarios. De esta manera, las entidades financieras son capaces de predecir los clientes y el monto que se estarán recaudando en las próximas semanas y cúales necesitan más seguimiento.

 

Cómo ayudamos en cobranza?

  • Nos enfocamos en la interacción digital con los clientes para asegurar la escalabilidad y un proceso sin fricciones, así como para liberar la presión de los empleados que hacen cobranza telefónica tradicional.
  • Capturamos información con reportes en tiempo real de promesas de pago y respuestas de los clientes.
  • Identificamos a los clientes que necesitan pasar con un agente humano para soporte adicional a su caso y los escalamos con todo el contexto de la conversación. 

 

Con este proceso automatizado las casas de cobranza, bancos y entidades financieras podrán tomar la delantera cuando las cosas empiecen a normalizarse, y ajustar estrategias como políticas de incumplimiento, criterio de restructuración, etc.

Los clientes esperarán tolerancia de sus empresas financieras. Que les puedan ofrecer una experiencia exitosa y brinden apoyo en estos tiempos difíciles, pero las empresas también necesitan una buena respuesta de sus clientes y esto solo lo lograrán teniendo una estrategia adecuada respaldada por Inteligencia Artificial. Es mejor tomarse un tiempo para implementar una buena herramienta y garantizar un buen resultado para ambas partes. 

 

Vozy para gestión de cobranza